08 MANIFIESTO POR UN FUTURO DE IGUALDAD Y SIN VIOLENCIA DE GÉNERO. MÁS ALLÁ DE BEIJING + 26 - AMUM
17823
post-template-default,single,single-post,postid-17823,single-format-standard,bridge-core-2.5.9,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-24.4,qode-theme-bridge,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.2,vc_responsive

08 MANIFIESTO POR UN FUTURO DE IGUALDAD Y SIN VIOLENCIA DE GÉNERO. MÁS ALLÁ DE BEIJING + 26

Reconocemos
-Que 26 años después de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Beijing, nuestros países han progresado de forma inferior a la deseada en materia de igualdad de género. A pesar de tener entornos diferentes, los desafíos son semejantes, ya que los compromisos públicos asumidos aún no se definen con las acciones, el financiamiento, y la implementación de leyes, políticas y programas necesarios para alcanzar los objetivos comunes establecidos.
-Que la pandemia ha agudizado la desigualdad y discriminación que padecemos las mujeres de una forma semejante en nuestras regiones, especialmente en lo que se refiere a educación, trabajo y violencia de género. Al ritmo actual, según el Foro Económico Mundial 20211, las brechas de género necesitarán 54 años en Europa Occidental y 59 años en América Latina y el Caribe para cerrarse. A este paso, ni nosotras ni nuestras hijas ni nuestras nietas viviremos en un mundo de igualdad de derechos.
-Que es hora de cambiar, de reactivar los compromisos existentes y de llevar las palabras a la práctica. Este ha sido el lema del Foro Generación Igualdad 20212, en el que se ha lanzado un plan de aceleración global de cinco años para lograr avances tangibles e irreversibles hacia la igualdad de género, basado en una serie de acciones concretas, ambiciosas y transformadoras, incluidos 40 mil millones de dólares en recursos financieros.
-Que el compromiso de nuestras asociaciones de mujeres universitarias es – y seguirá siendo – el de orientar todas nuestras acciones en pro del empoderamiento de las mujeres y las niñas a través de la educación con el objetivo de causar un impacto positivo y mensurable en nuestras comunidades. De esta manera ayudamos a las presentes y futuras generaciones de mujeres y niñas a que rompan el círculo de la ignorancia, la pobreza, la violencia y la inequidad.
Sin embargo, admitimos que estas acciones no son suficientes y que debemos ir más allá y encontrar formas de vincular los esfuerzos de empoderamiento con cambios más amplios y sistémicos en las estructuras de poder que definen el acceso a los

recursos y las oportunidades. Debemos igualmente generar una transformación social para erradicar las ideas aceptadas comúnmente, que toleran la violencia de género e impiden a las mujeres el acceso a la educación y su liderazgo activo en el ámbito político y laboral. Mientras estos cambios no sucedan, la capacitación de las mujeres eventualmente seguirá perpetuando su integración en los mismos sistemas económicos y sociales que las subordinan.
Por lo tanto, hacemos un llamado a las instituciones locales, regionales, nacionales e internacionales …

  1. Para que el liderazgo de las mujeres deje de ser una excepción y se convierta en la norma fundamental, ya que está comprobado que la paridad es una de las condiciones para la calidad de la gestión y la buena gobernanza. Por lo tanto, no es suficiente garantizar igualdad de oportunidades, es fundamental garantizar igualdad de resultados. Para ello es necesario:
    • Desarrollar e implementar leyes y políticas para avanzar en la paridad de género y garantizar la participación igualitaria y significativa de mujeres en la toma de decisiones en todos los niveles de las instituciones gubernamentales y del sector privado.
  2. Para remediar la inexplicablemente lenta acción por parte de los gobiernos y el sector privado en prevenir y abordar efectivamente la violencia contra las mujeres poniendo fin a este grave abuso – de enorme impacto para cada mujer y para la sociedad3 – porque sabemos que la violencia contra las mujeres se sustenta en normas sociales y culturales rígidas y desiguales que determinan el papel de la mujer en su hogar, su comunidad y su lugar de trabajo. Para ello es forzoso:
    • Ratificar e implementar los convenios internacionales y regionales orientados a fortalecer e implementar las leyes y políticas destinadas a cambiar las normas sociales y de género desiguales, que son la causa de fondo de la violencia contra las mujeres y las niñas.
  3. Para propiciar un cambio decisivo en la mentalidad, las costumbres y los estereotipos machistas en mujeres, hombres y niños, puesto que para la transformación social hacia la equidad y la no violencia, la contribución de todos es condición sine qua non. Para ello es preciso:
    • Una legislación clara sobre el acceso a una educación de calidad en todos sus niveles, de forma tal que la educación de las mujeres y las niñas se convierta en un instrumento de igualdad social y una fuerza poderosa para la construcción de la paz, la equidad y la justicia social.
    • Una política pública que priorice una educación en valores para cada individuo con base en los derechos humanos y el análisis crítico de los papeles de género,
    3
    que favorezca la ruptura de estereotipos machistas y sexistas y oriente a éstas y a futuras generaciones en la igualdad de género como un deber ciudadano.
  4. Para que las organizaciones y los movimientos pro-igualdad dejen de experimentar una escasez crónica de recursos, pues hay pruebas contundentes de que el principal motor del cambio progresista es la presencia firme de los movimientos y organizaciones de mujeres. Para ello es urgente:
    • Aumentar de manera sostenible el apoyo financiero y político a las organizaciones y movimientos por los derechos de las mujeres y hacer que las formas en que se asigna el financiamiento sean accesibles a estos grupos.
  5. Para permitir que la sociedad pueda monitorear y dar seguimiento de forma transparente a los resultados de todas las acciones prometidas y en implementación, ya que esta es la única forma de asegurar su cumplimiento y evaluar su calidad. Para ello es imprescindible:
    • Que tanto el sector privado como las instituciones gubernamentales refuercen y prioricen los mecanismos de rendición de cuentas sobre sus compromisos con la igualdad de género.
    Confiamos plena y firmemente en que este es el camino que debemos seguir, a fin de garantizar no solo que las acciones de las Federaciones de Mujeres Universitarias que forman el Puente Cultural de Habla Hispana sean lo más efectivas y eficientes posibles, sino que se cierren en el mundo entero, cuanto antes y de una vez por todas, las injustas brechas de género que violan impune y vergonzosamente nuestros derechos humanos.

ActuemosPorLaIgualdad #GeneraciónIgualdad

Federación Boliviana de Mujeres Profesionales Universitarias
Federación Española de Mujeres Universitarias
Federación Mexicana de Universitarias
Asociación de Mujeres Universitarias de Panamá
Mujeres Graduadas Paraguay

http://asociacionamum.blogspot.com/2021/10/manifiesto-por-un-futuro-de-igualdad-y.html

https://amum.es/puente-cultural/

No Comments

Post A Comment